Back to blog

Crisis de identidad política

May 19, 2015 - Posted in democracia , Participación Ciudadana , Política Posted by:

Hablar de derechas o izquierdas en México es un tema aburrido para muchas personas, esta idea de analizar criterios políticos se ve opacada por opinar o argumentar en base a hechos o acciones de los políticos. Esta perspectiva es mucho más práctica y se centra en afirmar que finalmente todos los políticos son iguales. Pero no son los políticos quienes son iguales, sino que (desde mi punto de vista) las ideas políticas no suponen diferencias entre partidos políticos.

Preguntarse por quien votar tomando en cuenta los colores no supone una diferencia hoy en día. Sus propuestas son las mismas pero con otro nombre. Su estilo de hacer campaña es el mismo pero con un color diferente. Sus espectaculares son del mismo tamaño y se anuncian en donde mismo. Sus spots tienen el mismo objetivo de desacreditarse mutuamente, etc.

Izquierda y derecha, una aproximación a la política de Estados Unidos.

Izquierda y derecha, una aproximación a la política de Estados Unidos.


Todos los partidos políticos han tenido una estrategia muy clara de descalificación y polarización social. Todos se dicen llamar buenos y señalan al partido contrario como malo. Nos invaden por cualquier medio posible, y parecen centrar su estrategia en repetir la mayor cantidad de veces posible su mensaje, como si el repetir constantemente una mentira o una idea, la fuera a convertir en verdad.

Detrás de ellos, se encuentra un conjunto de personas apasionadas por este morbo, se dicen llamar de uno u otro partido, hacen eco de los contenidos que generan sus líderes y refuerzan esa estrategia de división enfrentándose entre sí con otros ciudadanos iguales a ellos.

En twitter por ejemplo generan y hacen eco muchos trolls, defensores y opositores en la misma burbuja, creen que utilizando hashtags y diciendo mentiras puede significar un cambio. Su trabajo es temporal, dura lo que dura la campaña, y su vida y su realidad vuelve a la normalidad después de la elección, mientras que afuera hay cientos de miles de personas que observamos este circo, siempre con una esperanza de que las cosas en nuestra sociedad mejoren o lo que es peor, sabiendo que gobierne quien gobierne las cosas seguirán de la misma manera.

Generalmente comparto la culpa como ciudadano, pero esta vez, me parece que la responsabilidad la tienen directamente quienes son responsables de hacer política. Quisiera tener otras alternativas ideológicas en las que pueda compartir o debatir ideas. Tener enfrente a varios partidos políticos con un color diferente pero con la misma fórmula no tiene ningún sentido. No se puede estar de acuerdo con la condonación de impuestos a grandes empresas y a la vez decir que la micro pequeña y media empresa son el corazón de la economía.

La clase política necesita empezar a diferenciarse y la ciudadanía necesitamos participar más. Esta apatía y pobreza política genera que todos en conjunto sigamos en un camino de indefinición.

Lo decía Pablo Iglesias, candidato de Podemos al Gobierno Español “la Coca Cola y la Pepsi Cola son lo mismo pero con colores diferentes, lo que necesitamos es una política como el agua, transparente”, y ese sueño no puede venir de otro lado que desde la ciudadanía.

Comentarios